Ventajas e inconvenientes de ser vegetariano

Si estás leyendo este artículo es porque quizás te estés planteando seguir una alimentación vegetariana y quieres saber qué beneficios te aportaría. Si este es tu caso también querrás saber qué carencias puede conllevar una dieta sin alimentos animales.

Una dieta vegetariana puede ser tan sana o insana como una dieta omnívora, eso hay que tenerlo claro. Todo depende de cómo esté estructurada. No será lo mismo basar nuestra alimentación en vegetales, consumir suficiente proteína de calidad, grasas de calidad, cereales integrales, patata… y comer ultraprocesados ocasionalmente. Que basar nuestra alimentación en productos preparados pobres en proteína y ricos en grasas de mala calidad y cereales refinados…

Y es que ya lo dice Lucía Martínez en su libro Vegetarianos con ciencia, lo difícil hoy en día no es seguir una dieta vegetariana si no que esta sea saludable.

Podemos afirmar que las personas vegetarianas que siguen una dieta saludable que cubra todos sus requerimientos tienen tan buena salud como las personas omnívoras que llevan una dieta saludable y que cubra todos sus requerimientos. Pero por lo general, una alimentación basada en alimentos de origen vegetal tiene sus ventajas…

 

¿Qué ventajas tiene seguir una alimentación vegetariana?


Una dieta vegetariana bien pautada aporta beneficios a tu salud, a tu bolsillo, al medio ambiente, a los animales…

Aprendes a cocinar

Cuando decides seguir este nuevo patrón alimentario comienzas a introducir en tu dieta alimentos que probablemente no habías probado antes (tofu, seitán, tempeh…). No sabes cómo narices se preparan estos alimentos y tienes que aprender recetas nuevas. Además, en el mercado encuentras menos variedad de productos ya preparados (aunque cada vez hay más), por lo que si quieres comer de forma más o menos decente te toca ponerte el delantal y aprender a cocinar.

Esto es una gran ventaja, ya que al cocinar tus propias comidas eres más consciente de lo que comes y usas materias primas de mejor calidad. Esto se traduce en un aumento en el consumo de alimentos frescos, una disminución de productos ultraprocesados en la despensa y, por tanto, en una mejor salud.

Mejoras tu salud

A medida que vas aprendiendo a cocinar incluyes en tus platos más alimentos frescos. Estos alimentos (legumbres, verduras, frutas, cereales integrales, frutos secos…) suelen tener gran cantidad de fibra y otros compuestos beneficiosos para la salud.

A pesar de que la salud no es el principal motivo por el cual elegimos seguir una alimentación vegetariana multitud de estudios asocian la dieta vegetariana con una mejor salud:

  • Menor riesgo de morbilidad y mortalidad por cardiopatía isquémica.
  • Menor incidencia de cánceres (sobre todo de colon) particularmente entre veganos.
  • Riesgo más bajo de desarrollar síndrome metabólico.
  • Menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Todas estas ventajas a nivel de salud se consiguen con una dieta vegetariana saludable y suficiente unida a un estilo de vida saludable (práctica de ejercicio físico, no fumar…). Y da la casualidad (o no) de que los vegetarianos, por regla general, tendemos a seguir un estilo de vida más saludable ✌

Te ayudará a perder grasa

En multitud de estudios se asocian las dietas vegetarianas con una reducción del peso corporal. De hecho, en algunos de ellos se aconseja una alimentación vegetariana a personas que necesitan reducir su porcentaje graso. Uno de los principales motivos: es una dieta que crea buena adherencia.

Existe un mito muy extendido que asocia la dieta vegetariana con una alta ingesta de carbohidratos. Esto genera miedo a aumentar la grasa corporal. Como hemos visto, esto es totalmente falso.

Colaboras con el medio ambiente

Nuestras opciones dietéticas afectan también al medio ambiente. La producción de alimentos vegetales tiende a usar menos tierra, agua y energía y ser menos destructiva para el medio ambiente por varias razones. La más importante de ellas es debido a los niveles más bajos de emisiones de gases de efecto invernadero en comparación con la cría de animales para consumo humano. Por tanto, reducir la ingesta de carne y otros productos de origen animal puede contribuir a la disminución del cambio climático.

Por ejemplo, para producir 1 kg de proteína de carne vacuna se producen 45–640 kilogramos de equivalentes de dióxido de carbono  en comparación con 10 kg CO2 por kilogramo de proteína de tofu.

Las investigaciones demuestran que las dietas vegetarianas protegen el medio ambiente, ayudan a reducir la contaminación y minimizan los cambios climáticos globales. Para maximizar los beneficios medioambientales los alimentos deben ser locales y de temporada. 

Queda claro que las dietas a base de plantas en comparación con las dietas ricas en productos animales son más sostenibles porque utilizan muchos menos recursos naturales. Y, además, son menos exigentes para el medio ambiente.

Es más económica

Llevar una alimentación vegetariana, a pesar de que no lo parezca, es más barato. 1 kg de legumbres es mucho más barato que 1 kg de carne. El problema está en que caigamos en la trampa de la industria. Si empezamos a alimentarnos a base de productos procesados sí que estaremos gastando más dinero, pues estos son más caros por el simple hecho de ser aptos para vegetarianos. Perjudicaremos nuestro bolsillo y nuestra salud.

Pero si comes en casa y cocinas tú, alimentarse exclusivamente de alimentos de origen vegetal sale mucho más rentable.

Contribuyes al bienestar animal

Este es uno de los beneficios más obvios. Con una alimentación vegetariana estamos salvado a miles de animales de vivir encerrados en condiciones horribles y de ser maltratados hasta morir. Como ejemplo (en mi opinión infrahumano) tenemos los métodos de engorde de los pobres gansos.

Los animales, al igual nosotros, poseen un sistema nervioso central y por tanto sienten miedo, estrés y dolor. Es frecuente ver a los animales hacinados sin agua, comida, aire o espacio para moverse de camino al matadero.

Así que eliminando el consumo de animales (o, al menos, disminuyéndolo) estamos mejorando nuestra propia salud y haciendo lo adecuado para el planeta y nuestros animales. Todos ganamos.

 

¿Tiene algún inconveniente ser vegetariano?


Confundir vegetariano con saludable

En mi opinión una de los “riesgos´´ que tiene seguir una dieta vegetariana es que asociamos -apto para vegetarianos- con saludable. Lo pongo entre comillas porque basta con informarse un poco para que esto deje de ser un inconveniente. La industria, que no es tonta, se aprovecha de esto para vendernos estos productos pero que no son para nada saludables. Si caemos en esta trampa existe el peligro de alimentarnos a base de leches vegetales muy ricas en azúcares añadidos, hamburguesas con almidones y féculas, hummus con aceites refinados… y sufrir carencias nutricionales (aunque esto es algo que también puede pasar en una dieta omnívora). Hay que tener cuidado y saber leer el etiquetado de los productos. La base de una alimentación vegetariana debería ser la misma que la de una alimentación omnívora: rica en alimentos frescos y evitar todo lo posible productos procesados de mala calidad.

¿Falta de nutrientes?

Otra desventaja que encontramos es la necesidad de suplementarnos con vitamina B12. No es ningún drama, pero si no lo sabes y no te suplementas, a largo plazo aparecerán problemas de salud.

Con respecto al resto de nutrientes no tendremos problema alguno en alcanzar sus requerimientos si llevamos una alimentación saludable.

Es más difícil comer fuera de casa

Si eres vegetariana salir fuera de casa (en un restaurante/bar que no sea vegetariano) se traduce en comer alguna ensalada, algún revuelto de verduras, unas patatas fritas y poco más. Si eres vegana, salir a comer fuera de casa puede ser toda una odisea.

Tienes la posibilidad de ir a restaurantes veganos o vegetarianos en los que no vas a tener problemas (aunque la mayoría son más caros). Pero si vas con tus amigos o familiares, los cuales no son vegetarianos y quieren ir a otro sitio, es posible que sea más complicado.

Mi consejo es que mires antes la carta por internet e intentes convencer a tus acompañantes de ir a algún sitio que tengan más variedad de alimentos que puedas consumir (salmorejo, revueltos de verduras, parrilladas, ensaladas, pasta, pizza…)

 

Y termino aclarando que no es mi intención atacar a las personas que consumen carne. Solo quiero concienciarte de que es posible escoger la opción menos dañina y alimentarnos de una forma más responsable. Limitar el consumo de carne o evitarla nos proporciona muchos beneficios y prácticamente ningún peligro.

Ahora la decisión es tuya.

Gracias por leerme 😊

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *